COMUNICADO: La urgente necesidad de insertar a los investigadores jóvenes

nov 23, 2016
Iveliz Martel

El presupuesto destinado a la investigación científica en Chile nuevamente mantiene a la comunidad en alerta. En el último tiempo, diversas organizaciones ciudadanas han alzado la voz respecto de las múltiples dificultades que enfrenta la ciencia en el país. Esto ha motivado a que este año las comisiones parlamentarias que revisan la partida presupuestaria para la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, CONICYT, también demanden un incremento en la asignación de recursos para este organismo para el año 2017.

En este momento, uno de los mayores problemas que enfrenta la comunidad científica en el país, y que requiere una solución urgente, es la inserción de los investigadores jóvenes que se han formado con los programas de Becas Nacionales y Becas Chile. El programa de becas de CONICYT,  tiene como objetivo “aumentar la base de investigadores con grado de doctor en todas las áreas del conocimiento para mejorar cualitativa y cuantitativamente la capacidad de investigación científica y tecnológica del país”. Así lo describe la misma entidad en su “Libro 25 años Doctorado CONICYT”.

La primera etapa de formación de capital humano se ha cumplido, aunque todavía queda mucho por delante. Chile cuenta con un gran número de profesionales altamente capacitados en diversas áreas del conocimiento. Sin embargo, ahora tenemos la oportunidad histórica de crear los espacios para que la inversión que el país ha realizado se maximice, para aumentar la investigación a nivel nacional y que estos profesionales logren insertarse en un ecosistema de investigación.

Desde Más Ciencia proponemos que el parlamento solicite al ejecutivo incorporar una glosa presupuestaria destinada a la creación de un “Fondo para la Inserción en Investigación”. Este fondo debería ser parte de un “Programa para la Inserción en Investigación”, cuyo presupuesto debería consolidarse de manera contundente de aquí al 2018, año en que se espera se duplique el número de doctores respecto de  2012.

Este nuevo fondo debería apuntar específicamente a otorgar oportunidades a investigadores que no se han adjudicado recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico, Fondecyt, una vez finalizada su formación doctoral y/o postdoctoral.

Creemos además que es necesario rediseñar los instrumentos de financiamiento científico en función de las necesidades actuales. Es evidente que los recursos no serán suficientes para insertar a toda la comunidad que busca un espacio para realizar investigación. Por eso, urge buscar fórmulas que permitan compartir la infraestructura y los recursos necesarios para incrementar las oportunidades laborales, y así maximizar el impacto de las investigaciones científicas.  

Por último, junto con políticas que aseguren la inserción de los investigadores jóvenes, es necesario mejorar las plataformas tecnológicas de CONICYT para hacer más eficiente y rigurosa la gestión de los distintos programas que maneja este servicio. Son de conocimiento público los problemas que han surgido con el cierre de algunas becas y la enorme burocracia presente en sus procesos. Estos problemas no sólo ponen en riesgo la situación de los investigadores que han entregado la documentación requerida por CONICYT en los plazos y formas señaladas, sino que generan tensiones innecesarias que afectan el trabajo de la comunidad científica.

Ubicar el desarrollo científico como una prioridad nacional es el cambio estratégico que Chile necesita para alcanzar el anhelado desarrollo. La investigación científica e innovación son la vía para lograr ese objetivo.